jueves, 14 de julio de 2011

HIFU, CIRUGIA INMUNOLÓGICA MEDIANTE ULTRASONIDOS

Buena parte del tratamiento de los tumores sólidos consiste en destruirlos con técnicas que emplean diferentes energias al objeto de aumentar la temperatura en el foco tumoral y así conseguir su eliminación. Las técnicas de ablación tumoral hipertérmica han visto la reciente aparición de la tecnología HIFU, por las siglas en inglés “High Intensity Focused Ultrasound” (Ultrasonidos Enfocados de Alta Intensidad). HIFU permite destruir tumores en diversas localizaciones mediante altas dosis de calor producido por ultrasonidos. Sus ventajas son la precisión, bajos riesgos con la aplicación adecuada de la técnica y la ausencia de efectos secundarios a medio y largo plazo. No precisa de incisión quirúrgica y permite el control a tiempo real de la destrucción tumoral con lo que la precisión está garantizada si se dan buenas condiciones de imagen.

También se ha observado que los efectos de HIFU se aumentan por la existencia de un efecto inmuno-modulador motivado por la hipertermia (aumento de temperatura) que aparece en los tejidos circundantes y que provoca la activación de las proteinas de choque de calor, de diversos genes de expresión tumoral y de las células dendríticas, lo cual redunda en una destrucción tumoral superior a la intensidad empleada con HIFU. El mayor conocimiento de este efecto nos permitirá favorecer la destrucción tumoral sin generar fenómenos inflamatorios perjudiciales, y, por tanto, ir a favor del sistema inmunológico del paciente en su misión de eliminar la enfermedad tumoral y restituirle el estado de salud.

Su llegada al mundo occidental data de los últimos 5 años con la instalación de la primera unidad en Oxford, Gran Bretaña, luego en Italia en el Instituto de Tumores de Milán y en España en el Hospital Universitari Mutua Terrassa (HUMT), concretamente en Febrero de 2008. Durante estos últimos tres años, este hospital ha desarrollado el programa de tratamiento de miomas uterinos bajo la dirección del Dr. Antoni Pesarrodona, líder en Europa en número de casos, con más de 200 hasta la fecha y con ya 9 bebes nacidos de mujeres que antes de la aparición de esta tecnología no podían quedarse embarazadas por esta causa. Basados en este éxito, en Enero de 2010 se lanza un programa regular de tratamiento de tumores malignos que ha pasado de experimental a ser una realidad clínica asistencial para tumores sólidos en diversas localizaciones. La técnica no sustituye a la cirugía convencional sino que la apoya y puede complementarla. Algunos tumores de páncreas, hígado, riñón o localizaciones cercanas pueden ser candidatos a ser tratados con HIFU, pero dentro de un programa en el que formen parte de un abordaje multidisciplinar.


1 comentario:

eleonora glez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.